Preguntas frecuentes

NO, para el tratamiento se desarrolla un plan de alimentación personalizado utilizando únicamente alimentos sin apoyo de medicamentos o pastillas.

La frecuencia de las citas subsecuentes depende del objetivo del tratamiento pero regularmente son citas semanales.

La consulta de primera vez tiene una duración de 45 minutos a 1 hora aproximadamente ya que se realiza la historia clínica, estudios de sangre, la valoración antropométrica y se explica a detalle el plan de alimentación y las condiciones que este debe seguir, y la subsecuente entre 15 y 20 minutos se hace la valoración antropométrica y el cambio de plan de alimentación.

La pérdida de peso es variable ya que hay varios factores que intervienen como el sexo, edad, actividad física, padecimientos, etc., pero si se sigue el plan de alimentación correctamente en promedio hay una pérdida de peso de entre 1 a 2 kilos semanales.

La restricción de la dieta dependerá también de la alimentación actual del paciente y de los problemas de salud que tenga. Como el plan de alimentación es individualizado se toman en cuenta tanto los alimentos que les gustan o no, así como alergias e intolerancias para el desarrollo de su dieta, pero siempre buscando el cambio de hábitos malos por hábitos saludables.

Si ya se cuenta con estudios de sangre realizados hace no más de 2 meses , no es necesario que se le tomen las muestras de sangre nuevamente; sin embargo sí se requiere que acuda con sus estudios a su primera cita.

Para el estudio de sangre se realiza una punción en la yema del dedo, se toman 3 gotas de sangre para cada una de las tiras reactivas que se utilizan para medir glucosa, colesterol y triglicéridos, el estudio tiene una duración de aproximadamente 5 minutos.

El estudio de sangre requiere un ayuno de 6 horas, durante las cuales únicamente podrá tomar agua natural.

Si las mediciones salen dentro de rangos normales y saludables no es necesario volver a tomar la muestra. En caso de que algún parámetro saliera alterado se monitorea aproximadamente de uno a dos meses después.

Es un láser de ondas de baja frecuencia que se aplica en puntos específicos del cuerpo cuya finalidad es estimular centros nerviosos que están directamente relacionados con el control de apetito y ansiedad.
Con el láser se libera una mayor cantidad de endorfinas que estimulan la sensación de bienestar y energía.