Embarazo y lactancia

Durante el embarazo y lactancia existe un incremento en el requerimiento de casi todos los nutrimentos sin embargo el aumento calórico es mínimo por lo que no implica “comer por dos”.

En el embarazo, el tratamiento dietético tiene como prioridad vigilar la  calidad del alimento  consumido, para cubrir con el aporte de todos los nutrimentos específicos y necesarios en cada etapa del embarazo, con el fin de asegurar el desarrollo correcto y óptimo del bebé; así como también asegurar la integridad nutricional de la madre.  De igual forma nos preocupamos en dar un plan de alimentación con un aumento gradual de calorías adecuadas a cada etapa del embarazo, logrando un incremento de peso controlado y adecuado para evitar  problemas de salud como Diabetes gestacional, preclampsia, bajo peso al nacer, parto prematuro, anemia entre otros.

En el periodo de lactancia la demanda energética es ligeramente mayor que en el embarazo, siendo el objetivo del tratamiento asegurar el valor nutritivo de la producción de leche materna, así como cubrir las necesidades fisiológicas de la madre evitando un incremento de peso innecesario.